lunes, 5 de enero de 2009

La Revolución twitter

Pasaron las fiestas de Navidad y Año Nuevo, y con ellas pasó un nuevo pico de tráfico de mensajería (e-mail, SMS y mensajes enviados a través de Redes Sociales) fruto de nuestro intercambio de saludos y augurios de felicidad y prosperidad para este 2009 que comienza.

Como cada año (desde que se lanzó el servicio GSM en la Argentina) recibo un número creciente de mensajes SMS para estas fechas (incluyendo otras como el día del amigo o cumpleaños). Hasta aquí, el efecto natural de un servicio en crecimiento acompañado por la expansión de nuestra red de contactos personal y profesional, pero que de todas maneras me lleva a presentar el siguiente planteo:
  1. Todos La mayoría de las personas que me envían un SMS para saludarme tienen mi dirección de correo electrónico.
  2. Enviar un correo electrónico (o un mensaje vía una Red Social) no representa ningún costo. Enviar un SMS, sí tiene un costo asociado, que multiplicado por el número de personas a las que saludamos – por ejemplo en las fiestas de fin de año – puede resultar en un monto considerable.
La primera conclusión que la mayoría sacamos cuando pensamos que medio utilizar para enviar nuestros mensajes, es que si bien enviar un SMS tiene un costo asociado, también tiene una serie de ventajas sobre su competidor el correo electrónico (y su primo los mensajes enviados por medio de las Redes Sociales), a saber:
  1. Movilidad: Podemos enviar el mensaje en cualquier lugar y momento, aprovechando esos tiempos muertos que muchas veces aparecen cuando esperamos que nos atiendan en un local, mientras viajamos o cuando apuramos el último café del día en el bar de la esquina. (Sí, con un Blackberry también podemos, pero su penetración es todavía baja comparada con terminales de media y baja gama).
  2. Lectura asegurada: Hoy en día, las personas prefieren olvidar sus llaves al salir de su casa que dejar su teléfono móvil, por lo que enviando un SMS nos aseguramos que nuestro(s) destinatario(s) leerán el mensaje.
  3. Instantaneidad: Derivado del punto anterior, generalmente estamos pendientes de todo lo que llega a nuestro teléfono móvil, por lo cual sabemos que al enviar un SMS, su lectura será prácticamente inmediata, razón que nos tienta a enviar nuestros saludos 5 minutos antes que se cumplan las 0:00 horas del 1 de enero, y así colaborar en la congestión de las saturadas redes de los Operadores Móviles.
Pero todo lo anterior no tendría valor si no se cumpliera una condición necesaria para el éxito del SMS como elemento de transporte de nuestros mensajes, y es que definitivamente 140 caracteres nos alcanzan para transmitir una idea, un saludo… un mensaje.

Y ese es justamente el espíritu de twitter.

Con una simple pregunta “¿Que estás haciendo?”, el servicio se posiciona como una de las nuevas herramientas de comunicación en Internet que no se limita a interactuar con sus usuarios a través de una PC, sino que a través de su poderoso API, abre toda su funcionalidad a cuanto servicio quiera integrarse a él. Desde aplicaciones de escritorio, plugins para Browsers Web, hasta aplicaciones para teléfonos móviles (hay una muy buena para iPhone), ofreciendo además la posibilidad de interactuar con el servicio vía SMS, logrando de esta manera una masividad total sobre el parque de teléfonos GSM.

Twitter, como servicio de microblogging, les permite a sus usuarios generar contenidos sin el nivel de compromiso que implica el mantenimiento de un Blog. Así, sus usuarios interactúan con su red de contactos de una manera rápida, masiva, instantánea y por medio de múltiples interfaces.

El objetivo de twitter no es desarrollar una idea, sino transmitir un mensaje. De 140 caracteres.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario