lunes, 20 de diciembre de 2010

Innovación y alcance de la primera versión de un producto

Ahí estamos, frente a nuestro documento de especificaciones con un largo listado de funcionalidades que queremos incluir en la primera versión de nuestro nuevo producto, pensando una y otra vez por dónde deberíamos pasar esa delgada y zigzagueante línea que divide presente de futuro. Lo que ES versus lo que SERÁ. ¿No deberíamos también incluir esa funcionalidad? ¿No es éste el momento indicado para definir esta API? ¿Cuáles son las funcionalidades indispensables para el mercado en la primera versión?


Preguntas, afirmaciones, intereses y necesidades tiñen y enriquecen cada una de las páginas de nuestro documento, haciendo que muchas veces… ¡terminemos con uno aún más completo! Las ideas parecen multiplicarse.

La decisión no es sencilla. Todos queremos lanzar el producto completo y perfecto de una vez, pero también todos sabemos que no es posible. Justamente porque en esa instancia nos falta uno de los componentes más importantes de un producto exitoso, que Mat Mullenberg puso en palabras como nadie:
“Usage is like oxygen for ideas. You can never fully anticipate how an audience is going to react to something you‘ve created until it’s out there.” - Matt Mullenweg, ma.tt, 2010, 1.0 Is the Loneliest Number.
La innovación es como las abejas: vive muy poco. Durante ese breve período, nuestro producto gozará de ventajas competitivas en el mercado, y ése es justamente el motor que nos empuja a lanzarlo cuanto antes. Por otro lado, tenemos los tiempos de desarrollo necesarios para llegar a una primera versión usable que nos permita recibir el feedback de nuestros clientes, para comenzar el período de mejoras y ajustes de nuestro producto:
“By shipping early and often you have the unique competitive advantage of hearing from real people what they think of your work, which in best case helps you anticipate market direction, and in worst case gives you a few people rooting for you that you can email when your team pivots to a new idea. Nothing can recreate the crucible of real usage.” - Matt Mullenweg, ma.tt, 2010, 1.0 Is the Loneliest Number
Mantenerse dentro de las ventanas de tiempos que exige la innovación implica también asumir cierto nivel de riesgo de imponderables al momento del primer lanzamiento. En el balance de las dos cosas aparece el punto justo. Lo suficientemente bueno para agregar mucho valor a los clientes con un número de pendientes controlados.
“If you’re not embarrassed when you ship your first version you waited too long.” - Matt Mullenweg, ma.tt, 2010, 1.0 Is the Loneliest Number
Quien definitivamente tenía el concepto claro era Steve Jobs, cuando en 2007 trazó la línea del primer iPhone y marcó tendencia en el mercado de los teléfonos móviles. Al momento de su lanzamiento, este innovador terminal no contaba con una funcionalidad básica como es la de Copiar y Pegar, que posteriormente incluyó Apple en nuevas versiones de su Firmware.

Con esa misma filosofía, a principios de los 80, cuando Apple falló en lanzar la primera versión del sistema operativo Macintosh a tiempo, Jobs creó un slogan para inspirar a su equipo de desarrollo:
“Real artists ship.” — Steve Jobs, 1983